PUBLICADA POR
Church of Scientology
desde 1968
COMPARTIR

15 de oct. de 2016 Llegando a la Isla Esmeralda

Por

Inauguración de la Oficina Nacional de Irlanda

Dublín, Irlanda: a una manzana de la Merrion Square, donde la nueva Oficina de Asuntos Nacionales de la Iglesia de Scientology de Irlanda estaba a punto de abrir sus puertas por vez primera, los miembros de la banda de swing Jive Aces llegaron con sus trompetas e instrumentos a una gran sala de recepción en el Hotel Davenport.

Conforme se preparaban con rapidez, el público fue entrando, improvisando una pista de baile enfrente de la banda. Ian Clarkson y John Fordham se quitaron las chaquetas, probaron sus micrófonos, aplicaron sus labios a los instrumentos de viento y las baquetas a la batería y llenaron el aire de música.

Pero alguien llevó a Kieron Swords aparte, persuadiéndole para que volviera al vestíbulo del hotel donde un reportero le esperaba, cuaderno de apuntes en mano. Swords se mostró con buena disposición al respecto, riendo ante la perspectiva de hablar seriamente sobre los derechos humanos, tan pronto como la banda empezó a tocar.

Inauguración de la Oficina Nacional de Irlanda
Inauguración de la Oficina Nacional de Irlanda
Inauguración de la Oficina Nacional de Irlanda
Lanzamiento Festivo Ejecutivos de la Iglesia y staff inauguraron la nueva Oficina de Asuntos Nacionales de la Iglesia de Scientology, el 15 de octubre de 2016.

“¿Qué significa, esta oficina, para Irlanda?”, dijo, repitiendo la pregunta. El empresario de la serie de firmas que se centran en tecnología precisa, y scientologist y voluntario durante más de 20 años que ha estudiado realidades de los derechos humanos en Irlanda muy de cerca, se pasó la mano por su corto cabello y pensó por un momento.

“El tono del país se elevará, —dijo— porque durante los años siguientes, el crimen y otras perturbaciones van a descender, conforme los programas maduren. Iremos aumentando con el éxito. Tenemos problemas que abordar, personas sin hogar y el consumo de drogas, y la tasa de suicidio muy elevada, pero si pueden ayudar solo al 50 %, crearía una gran diferencia”.

Los programas que describía son esenciales para el establecimiento de la nueva Oficina de Asuntos Nacionales de Irlanda, la primera instalación de su clase como oficina de asuntos nacionales aparte de Washington, D.C. La misión de la OAN es llevar los servicios educativos y los materiales a la gente, en tándem con educadores, policías, grupos del gobierno y comunitarios, para abordar la adicción, la situación de la gente sin hogar, los problemas educativos y los derechos humanos, la educación a los jóvenes y a las comunidades que les ayudan a comprender que respetar los derechos humanos en todos los aspectos puede llevar a vidas mejores.

“La gente quiere ponerse una venda sobre sus ojos como si la situación de la gente sin hogar y la adicción a las drogas no estuviera ahí en las calles delante de ellos”, dijo Swords. “Pero cuando [los líderes preocupados] empiezan a ver los detalles de la profundidad de los problemas, y ven estas soluciones comprobadas para abordarlos, algo, como dicen, se puede hacer al respecto. Puede llevar unos cuantos años, pero veremos una diferencia”.

La Oficina Nacional de Irlanda le da la bienvenida a los visitantes
Puertas Abiertas La Oficina les da la bienvenida a los visitantes y ofrece recursos para la comunidad para formar asociaciones y juntos abordar los problemas sociales de Irlanda.
La Oficina Nacional de Irlanda le da la bienvenida a los visitantes
La Oficina Nacional de Irlanda le da la bienvenida a los visitantes

En la recepción al ritmo de la música que la famosa banda seguía tocando, los partidarios de esos programas de concientización social celebraban el nuevo espacio en el n.º 4 de la Merrion Square, donde el staff de la Oficina de Asuntos Nacionales preparaba su recepción de entrada libre del 15 de octubre.

Entre ellos estaba Cass Warner de la familia Warner Brothers, quien dijo que vino por el cariño que sentía por Irlanda, y para presenciar la inauguración que calificó de “significativa” para los problemas sociales de ahí.

“La gente no sabe lo que hacemos”, dijo. “Y así, podemos compartir con ellos el conocimiento para crear un mundo mejor, y mostrarles cómo estos programas son importantes y tienen mucha credibilidad..., y funcionan. Eso es importante”.

Andrew Chalmers, presidente del programa patrocinado por la Iglesia de Juventud por los Derechos Humanos para la India y Nepal, también había llegado para ser partícipe del lanzamiento. Dijo que había sido testigo de los resultados de los programas educativos sobre los derechos humanos que él había ayudado a impartir en los últimos 15 años en las dos naciones, mejorando vidas y fortaleciendo comunidades.

“Fundamentalmente, estos son todos programas educativos usados como instrumentos de enseñanza”, dijo. “Es una forma de abordarlo no antagónica, que no condena ni le dice a la gente que sus opiniones están ‘equivocadas’, sino que fomenta la comprensión y la compasión y una disposición para trabajar juntos para ayudar, para compartir conceptos que nos muestran que la comprensión de los derechos humanos de cualquiera asegura los derechos humanos para todos”.

En la plaza, globos anaranjados y verdes se balanceaban con la brisa, con banderas y gallardetes ondeando al unísono. La casa estaba lista, el sol estaba alto en el cielo, el té estaba listo para servirse. Y entonces, la multitud salió del hotel calle abajo para llenar las aceras para la ceremonia de inauguración.

Dentro, el núcleo del mensaje de la Iglesia sobre los programas de mejoramiento social estaba esperando. Caras sonrientes de los amables miembros del personal tras las puertas, listos para iniciar una nueva era para la Iglesia en Irlanda, y su misión ahí.

Afuera en la calle, Colm O’Halloran —scientologist y veterano de los Ministros Voluntarios de socorro en la catástrofe del tsunami que arrasó Sri Lanka— reflexionó.

“Creo que este es un avance monumental”, dijo Colm. “En términos de Scientology en Irlanda es un cambio radical, una orden de magnitud. Va a ser una fantástica oportunidad de participar, de mejorar las cosas”.

Inauguración de la Oficina Nacional de Irlanda
En el corazón de Dublín La sede histórica totalmente restaurada, hogar de la nueva Oficina de Asuntos Nacionales de la Iglesia de Scientology de Irlanda se erige en Dublín en la icónica Merrion Square.